Instituto Dr. Eugenio Lalinde - Ciruga esttica Cancer de mama

reconstruccion mamaria

cancer de mama

Instituto Dr. E. Lalinde:
c/ Isla de Nelson 2- Madrid - Telf: 91 386 03 18 / 91 386 00 36

HomeCancer de mama: Causas y prevención

Causas y prevención del cancer de mama

Los médicos rara vez pueden explicar el por qué una persona tiene cancer de mama y otra no. Sin embargo está claro que el cancer de mama no está causado por sacudir, magullar o tocar la mama. Y esta enfermedad no es contagiosa; nadie puede contagiarse un cancer de mama de otra persona.

Estudiando un gran número de mujeres por todo el mundo, los investigadores han hallado ciertos factores de riesgo que aumentan las posibilidades de una mujer de desarrollar cancer de mama. Seguramente existen otros factores de riesgo que desconocemos. Algunos de estos factores conocidos pueden ser evitados, pero un buen número de ellos no. Tener factores de riesgo significa tener más posibilidades que la media de la población de presentar esta enfermedad. Sin embargo los estudios realizados demuestran que la mayoría de mujeres con factores de riesgo conocidos no desarrollan cancer de mama. Y muchas mujeres que tienen cancer de mama no presentan ningún factor de riesgo de los que conocemos, aparte del riesgo que aumenta con la edad.

A continuación se enumeran algunos factores conocidos de riesgo para el cancer de mama:

Edad

El riesgo de padecer cancer de mama aumenta con la edad. La mayoría de casos tienen lugar en mujeres de edades alrededor de los 50 años; el riesgo es especialmente elevado alrededor de los 60 años. Esta enfermedad es poco común en mujeres menores de 35 años.

Historia familiar

El riesgo de tener un cancer de mama aumenta en las mujeres cuyas madre, hermana o abuela han desarrollado la enfermedad. El riesgo aumenta aún más si el cancer en sus familiares se desarrolló antes de la menopausia o bien si afectó ambas mamas.

Aproximadamente un 5% de mujeres con cancer de mama tienen una forma hereditaria de la enfermedad. Estas mujeres generalmente desarrollan cancer de mama en edades jóvenes (antes de la menopausia) y tienen múltiples miembros de la familia con la enfermedad.

Historia personal

El riesgo de cancer de mama es superior a la media en mujeres que han tenido un carcinoma lobular in situ. Un 25% de mujeres con este diagnóstico desarrollarán un cancer de mama invasivo. Además las mujeres que han desarrollado un cancer de mama presentan un riesgo más elevado de volver a presentar un cancer de mama otra vez. Hasta un 10 a 15 % de mujeres que han estado tratadas por cancer de mama (o carcinoma ductal in situ) desarrollan un segundo cancer de mama primario más tarde.

Otros factores de riesgo de cancer de mama incluyen el inicio de la menstruación en edades tempranas (alrededor de los 12 años) o la aparición tardía de la menopausia (después de los 55 años). El riesgo es también mayor para aquellas mujeres que han tenido su primer hijo después de los 30 y para aquellas que nunca han tenido hijos. Estos factores están relacionados con las hormonas naturales de una mujer. Hasta la fecha, se desconoce si el riesgo del cancer de mama está influenciado por la toma de medicamentos que contengan hormonas (como anticonceptivos orales, tratamientos para la infertilidad, o estrógenos usados para controlar los síntomas de la menopausia). Los científicos esperan hallar la respuesta a esta importante cuestión estudiando un gran número de mujeres que forman parte de las investigaciones relacionadas con las hormonas.

Muchas mujeres están preocupadas por las lesiones benignas de la mama. Para la mayoría de mujeres, los bultos que tan a menudo se encuentran en la mama no les aumenta el riesgo de desarrollar un cancer de mama. De todas formas, ciertos cambios benignos en los tejidos de la mama como la hiperplasia atípica, que se diagnostican a través de una biopsia, sí hacen aumentar el riesgo de cancer de mama.

Los científicos están intentando averiguar otros factores que aumenten el riesgo de cancer de mama. Por ejemplo, se progresa en la determinación del lugar de los factores medioambientales en cuanto a padecer cancer de mama. Pesticidas, campos electromagnéticos, polución ambiental, y contaminantes en agua y alimentos, son algunos de los factores ambientales más estudiados.

Algunos aspectos del estilo de vida de la mujer pueden afectar sus probabilidades de desarrollar cancer de mama. Por ejemplo, algunos estudios apuntan hacia la posibilidad de que exista un ligero aumento del riesgo de padecer cancer de mama entre las mujeres que toman alcohol. El riesgo es mayor cuanto mayor es la cantidad de alcohol consumida, por lo que las mujeres que lo consumen tendrían que hacerlo con moderación.

Los científicos estudian si el haber abortado aumenta el riesgo de cancer de mama. Hasta ahora, los estudios han revelado datos contradictorios, por lo que esta cuestión está aún sin resolver.

Las mujeres de edad avanzada y con sobrepeso, parecen tener más riesgo de cancer de mama. Aunque la posible relación entre la dieta y el cancer de mama sigue en estudio, algunos científicos creen que comer una dieta equilibrada, baja en grasas, y con muchas frutas y verduras, y mantener un peso ideal, pueden disminuir el riesgo. Además, los estudios recientes sugieren que el ejercicio regular puede hacer disminuir el riesgo de cancer de mama en las mujeres más jóvenes.

Las mujeres de alto riesgo para desarrollar un cancer de mama pueden tomar parte en un estudio, con el uso del tamoxifeno, diseñado para ayudar a los médicos a conocer si este fármaco puede prevenir el cancer de mama en este grupo de población.

Detección

En la actualidad, la mamografía practicada de forma periódica es la herramienta más efectiva que tenemos para detectar el cancer de mama. Sin embargo, esta técnica no siempre es precisa (una mujer que note algo raro en sus mamas no debe pensar que una mamografía normal excluye el problema. Ella tiene que comentar sus preocupaciones con su médico). La mamografía puede no revelar todos los canceres de mama en estadios precoces, y algunas veces despierta sospechas cuando el cancer no está presente. Los investigadores buscan maneras para hacer que la mamografía sea más precisa. También exploran otras técnicas para producir imágenes más detalladas de los tejidos de la mama.

Además, los investigadores estudian los marcadores tumorales, sustancias que pueden estar presentes en cantidades anormales en la sangre u orina de una mujer que tiene cancer de mama. Algunos de estos marcadores se usan para el seguimiento de las mujeres que ya han sido diagnosticadas de cancer de mama. A pesar de ello, actualmente, ningún análisis de la sangre u orina es suficientemente seguro como para ser utilizado de forma rutinaria para detectar un cancer de mama.

Tratamiento

Los investigadores buscan formas más efectivas para tratar el cancer de mama. También intentan averiguar cómo reducir los efectos secundarios del tratamiento y mejorar la cualidad de vida de las pacientes. Cuando la investigación en el laboratorio muestra que un nuevo método de tratamiento puede ser prometedor, las pacientes con cancer reciben dicho tratamiento en ensayos clínicos. Estos ensayos son diseñados para responder cuestiones importantes y para averiguar si el nuevo approach es seguro y efectivo. A menudo, en los ensayos clínicos se hace comparación entre un tratamiento nuevo y uno estándar. Las pacientes que forman parte de un ensayo clínico pueden tener la primera oportunidad de beneficiarse de un método de tratamiento mejor, y además hacen una contribución importante a la ciencia médica.

Actualmente están en marcha varios ensayos para estudiar nuevos tratamientos para las pacientes de todos los estadios. Los investigadores valoran nuevos métodos terapéuticos, otras dosis de quimioterapia y planes terapéuticos. Trabajan con varias drogas anticancerosas y nuevas combinaciones lo mismo que con varios tipos de hormonoterapia. También investigan nuevas maneras de combinar la quimioterapia con la hormonoterapia y la radioterapia. Algunos ensayos incluyen la terapia biológica, tratamiento con sustancias que estimulan la respuesta del sistema inmunológico frente el cancer o bien ayudan al organismo a recuperarse de los efectos secundarios del tratamiento.

En algunos estudios, los médicos intentan averiguar si la aplicación de dosis altas de drogas anticancerosas es más efectiva que las dosis habituales, en la destrucción de las células del cancer de mama. Estas dosis altas dañan de forma severa la médula ósea de las pacientes.

En la médula ósea, se fabrican las células sanguíneas por lo que los investigadores buscan la manera de reemplazarla o de ayudar a que se recupere. Estas nuevas técnicas (autotransplante de precursores hematopoyéticos de sangre periférica, y el uso de factores estimuladores del crecimiento de colonias) se describen en la sección de términos médicos.

Instituto Dr. Eugenio Lalinde | Especialistas en Cirugía Reconstructiva del Cancer de Mama | FAQ's | Aviso legal
c/ Isla de Nelson 2, Madrid | Teléfono: 91 386 03 18 | 91 386 00 36 - Siguenos en :DigFacebookFresquiChromemeneamemi perfil de google plus
copyrigt © 2013 Todos los derechos reservados